CRÓNICA DEL 5º ENCUENTRO ANUAL DE LA ASOCIACIÓN TINTINÓFILA ¡MIL RAYOS!

Ayer (Sábado 8 de Febrero) tuvo lugar el 5º encuentro anual de la Asociación tintinófila ¡Mil Rayos!. Como en ediciones anteriores, la Fundación Carlos de Amberes de Madrid fue el espacio que albergó el evento. La afluencia de público supero todas la expectativas, lo cual me parece un síntoma de la extraordinaria vigencia de la obra de Hergé y del interés que sigue despertando hoy en día. El lleno fue total y había allí niños, jóvenes y mayores. Se demostró así una vez más que Tintín es una obra para jóvenes de 7 a 77 años. La Junta directiva de la Asociación no puede sino agradecer la presencia y el entusiasmo de todos los que estuvieron ayer allí compartiendo un rato entrañable, tintinófilo y muy divertido.

Las intervenciones arrancaron con una breve presentación, a cargo de nuestro presidente, Fernando Rodríguez, en la que se  informó a los presentes de un pequeño cambio en el timing (debido a un imponderable de última hora que se le presentó al invitado de este año eal humorista Joaquín Reyes).
Y así, escuchamos en primer lugar la charla de David BakerLos países imaginarios de Hergé”.
De una forma didáctica y amena, a la vez que magníficamente documentada, David realizó un recorrido por el globo terráqueo, pasando revista a todos esos países imaginados por Hergé, que no aparecen en los mapas pero que han sido escenario de muchas aventuras de Tintín, o bien se mencionan, a veces de pasada, en distintos álbumes de la serie. Pudimos conocer detalles de la creación de cada país, su ubicación aproximada o el porqué de los nombres con que fueron bautizados. Con respecto a esto último, fue realmente divertido descubrir cómo Hergé aprovechaba para hacer juegos de palabras, a partir de combinaciones fonéticas que recuerdan a los idiomas de cada zona geográfica, pero que también, al pronunciarse, suenan como palabras que tienen su significado en el dialecto bruselés. Significados a veces chocantes como “Chalado”, “coles de Bruselas”,” impermeable…”
El recorrido arrancó en Europa, cómo no, con Syldavia y su eterno rival Borduria.  Baker desgranó los detalles del nacimiento de este país, el famoso de los creados por Hergé y analizó su posición geográfica dentro de Europa a partir de distintos datos, que lo sitúan en los Balcanes, como por ejemplo la estela del cohete en la famosa viñeta de “Objetivo: la luna” que nos da una pista bastante aproximada. Sobre todo si la vemos girada para situarnos mejor
Más desconocido para la mayoría de los lectores es todo lo concerniente a Poldavia, país cuyo embajador en China podemos ver en “El loto azul“.(Este personaje, por cierto, visita el museo etnográfico de Bruselas-sin escolta-al principio de “La Oreja rota”). Fue interesante enterarnos de que Hergé no creó este nombre, sino que era ya un país imaginario, creado con el objeto de una broma, una especie de juego que tuvo bastante alcance en la época y cuya trascendencia creció al aparecer en las páginas de tintín…¿Y la República Poldomaldaca? Pocos recordarán que también aparece en “El loto azul” a raíz de una información sobre una exposición canina celebrada en ese país.
Después cruzamos el charco y nos fuimos hasta San Theodoros, país que, como pudimos ver claramente a partir de imágenes de “La oreja rota” y “Tintín y los Pícaros”, engloba rasgos de países tan lejanos entre sí como México o Brasil., constituyendo una amalgama de toda Hispanoamérica.
También se mencionó Sao Rico, el país que organiza la expedición rival a la de Tintín en “La Estrella misteriosa” y que se relaciona directamente con la América anglosajona, si nos fijamos en los nombres de los personajes.(Alguno de ellos, como es sabido, nos remite a los judíos estadounidenses).
Y de América a Asia: El Khemed, Rawhajpurtalá, Sondonesia o…El Gopal, del que se nos dan pocas pistas en Tintín (es el lugar de procedencia de la famosa esmeralda de la Castafiore), pero que conocemos ‘in situ’ por la aventura de Jo, Zette y JockoEl valle de las cobras“, puesto que en este álbum los protagonistas se desplazan allí.
Tras la charla, los invitados pudieron pasar a suelo syldavo, previa presentación del correspondiente salvoconducto, pues una delegación de ese país realizaba una muestra en la sala contigua, con el objeto de acercar Syldavia a los españoles, dando a conocer sus costumbres, su geografía humana y económica, sus recursos y principales atractivos turísticos. El delegado de la embajada, Alejandro Martínez Turégano, pronunció unas palabras, explicando algunos detalles y pormenores de interés y animando a los visitantes a familiarizarse con el país balcánico a través de los objetos allí expuestos. Entre ellos que no podía faltar, claro, el famoso “Cetro de Ottokar“, así como una reconstrucción de la sala del trono y otros muchos detalles que nos transportaron a este mítico rincón de Europa, pionero en la conquista del espacio al ser el primero en llevar al hombre a la Luna.
Una parte de la exposición se dedicó al paso por Syldavia de Bianca Castafiore. (El ruiseñor milanés siempre tuvo predilección por este país, que visitó en varias de sus giras).
Alejandro explicó también que se ha promovido un hermanamiento del país con Borduria, como atestiguaban las banderas de ambos países que aparecían juntas decorando toda la sala. Esta paz duró, sin embargo, poco tiempo, pues un nuevo incidente de carácter diplomático dio lugar a la destrucción, al finalizar el evento, de estas guirnaldas en las que se exhibían juntos los símbolos de ambos países.
En esta parte del encuentro también se pudieron adquirir todo tipo de artículos relacionados con tintín, desde figuritas y otros artículos de merchandising incluyendo cómics y tratados sobre la obra de Hergé, en el Stand de Mil Comics, tan bien surtido como siempre. Fue un placer, como siempre, ver por allí a Juan d’Ors. Juan valoró muy positivamente el esfuerzo realizado para realizar la exposición. Viniendo de una autoridad sobre el mundo de Tintín como él, recibí esta opinión como todo un espaldarazo, que anima a seguir por este camino.
Y llegó después el turno a la entrega del título de tintinófilo del año a nuestro invitado, el humorista Joaquín Reyes. Joaquín llenó la sala de simpatía, cercanía, agudeza y buen humor y declaró que le había hecho mucha ilusión la concesión de este título. Se confesó ávido lector de Tintín desde su más tierna infancia y recordó algunos momentos de su primer acercamiento a la obra de Hergé. Por ejemplo, cuando, de niño, le impresionó mucho la parte incial de La estrella misteriosa, con su ambiente apocalíptico y fatalista, que tenía mucho que ver con el momento crítico que atravesaba Europa en lá época en la que se dibujó el álbum. Destacó también algo que en la asociación siempre hemos comentado: los distintos niveles de lectura de la obra de Hergé, que permiten que la revisitemos en nuestra edad adulta, descubriendo siempre aspectos nuevos. Joaquín tuvo el simpático detalle de venir acompañado de sus hijos, disfrazados de Tintín y leona respectivamente.Iban pues ataviados para representar una escena de “Tintín en el Congo“… y aunque finalmente no se llevó a cabo esta representación, estuvieron presentes junto a su padre, dando fe de que el amor por Tintín traspasa las generaciones, como comentaba al principio de esta entrada, y que, quizá, la tintinofilia es hereditaria.
A continuación le fue entregada de manos de  Fernando Rodríguez, el presidente de ¡Mil Rayos!,  la preciosa  placa conmemorativa  de Tintinófilo del año, un objeto único que le representa a él mismo vestido  con jersey azul y bombachos, como el héroe de Hergé. Joaquín se encontró a sí mismo muy favorecido en la figura de la placa y quedó realmente encantado.
Pasamos después a la mesa redonda, en la que David Baker, Fernando Rodríguez y un servidor, acompeñados de Joaquín Reyes, que se quedó a compartir con nosotros este rato, moderamos un coloquio con la participación del público, que resultó de gran interés. En él se expresaron distintos de vista sobre varios temas, entre ellos el de la posible continuación de “Las aventuras de Tintín”. Este polémico asunto se ha tratado recientemente en Angulema, con la participación de Nick Rodwell y gente tan autorizada como Benoit Peeters o Numa Sadoul. En aquel foro se pusieron encima de la mesa propuestas como acabar “Tintin y el Arte Alfa“, colorear “Tintin en el país de los Soviets“, dibujar “Le Thermozèro” o crear nuevas aventuras,  dando lugar a una serie paralela, en la que se publicarán  aventuras de Tintin ealizadas por distintos autores. (Algo similar a lo que se ha hecho con la serie “Spirou y Fantasio“). Hubo opiniones para todos los gustos, desde los que esperarían con ansia el volver a ver a Tintín vivir nuevas aventuras sobre al papel a la de quienes ven Tintín como una obra cerrada, con un principio y un final, que conviene preservar tal como está.

A continuación se habló de la Castafiore, el único personaje femenino de peso en “Las aventuras de Tintín”, con motivo de la celebración de su 75 cumpleaños.
Se mencionó también la segunda película de Tintín que preparan Spielberg y Jackson, cuya temática se mantene de momento en el más absoluto secreto.
El acto concuyó, tal como estaba programado, con el sorteo entre los asistentes de objetos relacionados con el mundo de Tintín.
Se depidió a todos deseando contar con su presencia en la próxima edición.
Gracias como siempre a Jesús Caso por estas fantásticas fotos.

Un pensamiento sobre “CRÓNICA DEL 5º ENCUENTRO ANUAL DE LA ASOCIACIÓN TINTINÓFILA ¡MIL RAYOS!”

  1. Pasamos un día intenso y estupendo, ¡¡lástima que solo sea un día al año!!

    Preparando el siguiente, …

Los comentarios están cerrados.